volver a listado de noticias

Yoga: El Complemento Perfecto Del CrossFit

Todos tenemos un talento con el que llegamos al box, algunos son ex gimnastas y rápidamente dominan los Ring Dips, otros son expertos en halterofilia y hacen un Snatch casi perfecto, incluso hay un par de capoeiros, y cuando llega tu turno y te preguntan, ¿qué disciplina practicabas antes del  CrossFit?  Tu mente sólo piensa, que en comparación con lo que los demás están poniendo en la mesa, tu disciplina anterior  tal vez no sea útil… Así que te armas de valor y dices lo que hacías: Yoga, ¿qué hacía antes de esto? ¡Yoga! Así es, eras el fan número uno del Chaturanga Dandasana, pero bueno, en tu mente eso y el CrossFit no tienen nada que ver, así que seguramente no te será útil.

Sorpresivamente aunque tal vez no eres tan fuerte o tan coordinado como los demás, lo que si tienes, es algo que sólo el Yoga pudo darte:  “flexibilidad y estabilidad”; y esto se empieza a reflejar en tu WOD, por alguna razón las Pistol Squats no parecen tan duras, entonces, ¿será posible que el Yoga y el CrossFit sean un complemento?

Muchos  atletas están practicando algún tipo de Yoga como complemento de su entrenamiento, pues esto empieza a mejorar su rendimiento,  les aporta mayor flexibilidad, balance y control de la respiración entre otras cosas.

Sé lo que estás pensando… ¡Apenas puedo terminar un WOD con aliento!, Es más, hay una silla de ruedas esperándome porque ayer fue “legday”… ¡Ni operado del cerebro voy al Yoga!

Tranquilidad, hay muchos tipos de yoga y la que un crossfitter necesita es el “Yoga Restaurativo”.

Yoga Restaurativo

El Yoga Restaurativo es una práctica por la cuál vas abriendo el cuerpo mediante estiramientos pasivos; apoyándote de accesorios muy sencillos llamados “Props”   (cobijas, blocks, pared, cintas etc.) los cuales ayudan a minimizar el esfuerzo corporal y mantener las poses (asanas) por varios minutos.

Durante la práctica vas trabajando en conjunto la respiración, para lograr una relajación profunda y un mayor sentido de rendición.

La función de este particular tipo de Yoga es nutrir al cuerpo mediante el descanso; siendo un excelente complemento para prácticas deportivas muy intensas.

Se comienza con un secuencia basada en estiramientos ligeros, para lograr un pre calentamiento del cuerpo, preparándolo para la relajación.

Existen poses básicas como: viparita karani (piernas elevadas sobre la pared) ,  salamba balasa (pose de niño con soporte) , supta badha konasana viparita karani (ángulo reclinado) y la más eficiente y conocida de todas savasana (la pose del cadáver), las cuales se deben mantener de 10 a 15 minutos; es importante seguir la secuencia y las instrucciones para obtener los beneficios de la práctica.

Así es, los yoguis tienen su propio lenguaje y eso puede ser ligeramente intimidante porque son palabras muy complejas, sin embargo, piensa lo que la gente entiende cuando tú dices: "qué duro que estuvo el Bear Complex”, "mira que limpio tiene ese Jerk" o "hoy haremos un EMOM", todo suena mandarín-vasco-polaco, las palabras se aprenden y al final terminas por acostumbrarte al nuevo léxico.

Ahora hablemos de porque podría ser rentable empezar a practicar Yoga:

Beneficios del Yoga Restaurativo

  • Sana el cuerpo y la mente al mantener al sistema nervioso parasimpático en un estado de “sanar y digerir” para regenerar y rejuvenecer los tejidos.  
  • Al mantener las poses por mayor tiempo se obtiene una mayor flexibilidad, ayudando también a equilibrar el sistema digestivo, linfático y la actividad hormonal. 
  • Reduce el estrés al liberar la tensión muscular del día.
  • Desintoxicación emocional, al liberar tensión física, el practicante puede llegar a experimentar alegría, confusión, frustración o miedo durante la práctica.

¿Qué ganamos?

La idea detrás del Yoga Restaurativo es incrementar la regeneración y recuperación muscular, previniendo así un desgaste corporal y energético innecesario. Actualmente se utiliza incluso como terapia de elección para rehabilitación de cierto tipo de lesiones.

El Yoga restaurativo se recomienda en tu día de descanso o “rest day” o una hora después de tu entrenamiento habitual, sin embargo no es recomendable realizarlo antes de entrenar, pues esto deja los músculos muy relajados y no podrás cargar demasiado peso durante las siguientes horas.

El empezar a practicar Yoga definitivamente es un reto, ya que mientras el cuerpo descansa, la mente corre, produciendo ansiedad y la mayoría de las emociones reprimidas durante el día salen una vez que el cuerpo comienza a relajarse, generando como resultado un tipo de introspección personal muy intensa.

Inicialmente, la pasividad de las posturas puede crear disconfort; ya que el practicante debe ceder control para acceder a esa relajación.  Es por eso que mediante el uso de los props y la guía del entrenador, el cuerpo y la mente se sienten seguros, integrados y conectados a la tierra.

Es muy importante escuchar al cuerpo durante todo el proceso, para permanecer en el momento presente y contemplar claramente la paz que reside en él, logrando así la restauración corporal y claridad mental.

Si buscas ser un atleta más balanceado, conviértete en un crossfityogui ,una persona que es competitiva sin embargo pacífica, agresiva sin embargo serena, un equilibrio perfecto entre cuerpo y mente.

Así que simplemente es experimentar y descubir que pasa cuando combinas tu AMRAP con tu YogaMat.

Quiero agradecer especialmente a Anelis Echegaray,  profesora de yoga certificada en vinyasa, restorativo y nidra. Experta en masajes terapéuticos (shiatsu, acupresión china y tailandés) y Reiki master certificada; por su apoyo en la explicación de esta práctica y su buena disposición para resolver dudas y así poder lograr la redacción de este artículo.




2014-08-08
Fuente: Rxmagazine