volver a listado de noticias

¡No te Rompas! Como Tratar Lesiones Musculares


Me gusta entrenar. De hecho, me encanta entrenar, y no sólo eso sino que me gusta ir a buscar lo máximo que mi mente y mi cuerpo están capacitados para darme. Supongo que me entiendes y que lo compartes… Ahora bien, cada acto tiene su consecuencia… Y si no sabes dónde está tu límite (que no tiene por qué ser el mismo que ayer y depende de lo que hayas descansado antes, tu dieta, tu entrenamiento previo…) y te fuerzas, puedes acabar rompiéndote.

 ¿De qué estamos hablando?

Las lesiones musculares representan del 35% al 55% de todas las lesiones deportivas. Estoy hablando de roturas musculares. El dolor muscular de inicio retardado (que ese es su nombre técnico) no dura más de una semana y tiene su pico a las 48 horas del entrenamiento. De lo que hablo es de roturas parciales o completas, con un dolor que puede llegar a durar meses e incapacita para la práctica deportiva habitual.

¡Atención! Probablemente si te sientes identificado, tengas una rotura parcial, las completas dan incapacidad para que mover por completo la extremidad, pero… Si tienes un brazo o una pierna muy hinchadas, con mucho dolor y tu orina es un tanto oscura… Mejor ve al hospital, puedes tener una rabdomiolisis, que es una rotura masiva de fibras musculares que puede acabar en fallo renal (tranquilos, hay que hacer un esfuerzo enorme para tener una rabdo severa).

Secuencia de regeneración muscular

La curación muscular sigue tres fases: aguda inflamatoria, regenerativa y fibrogénica.

La fase aguda empieza desde la rotura fibrilar hasta las primeras 48 horas. En ella predominan la inflamación y el edema. El músculo dañado manda señales para atraer a células miosatélites (células madre del músculo), fibroblastos y para crear nuevos vasos sanguíneos, entre otras.

La fase regenerativa va desde las 24-48 horas hasta los quince días y el acontecimiento esencial es la activación de las células miosatélites. Quiero dejar esto bien claro; estas células, cuando llegan al punto de la lesión, pueden convertirse en: músculo, fibroblasto (células que crean la fibrosis) o una mezcla de ambas. Hacia dónde se diferencien es vital para regenerar el músculo o tener una cicatriz… Antes de acabar el artículo sabrás cómo conseguir que tu cicatriz sea mínima.

La última es la fase fibrogénica que dura hasta los 28 días aproximadamente, aquí el tejido muscular regenerado gana fuerza y las cicatrices se organizan para ser lo más funcionales posibles.

¿Qué puedo hacer para favorecer la regeneración muscular?

Es evidente que tras una lesión lo que queremos es músculo, no cicatriz, y para ello hay una serie de cosas que debes y otras que no debes hacer.

Durante la fase aguda se recomienda aplicar frío local 15-30 minutos unas tres veces al día. Sé que hay controversia acerca de esto, lo que dice la ciencia es que la aplicación de frío disminuye el sangrado inicial (hematoma)  y la inflamación. La inflamación no es mala, ayuda a reclutar células para que el músculo se regenere. Pero si es excesiva puede comprometer al músculo sano de alrededor porque lo isquemiza (lo deja sin nutrientes). Aplicando frío, la necesidad metabólica del músculo disminuye y estamos protegiendo las estructuras sanas alrededor del músculo dañado.

Es bueno elevar la extremidad e intentar realizar vida normal.

¡Atención! No deberían usarse antiinflamatorios… Se ha visto que su mecanismo de acción retrasa la regeneración muscular y promueve la fibrosis. Si sientes dolor, otro analgésico será una opción mejor.

Tras las primeras 24 horas lo mejor es empezar con la movilización activa para mejorar la circulación sanguínea por un lado y para someter al músculo a cargas de tal forma que el colágeno que se forme se estructure de la forma más anatómica posible.

Y no me hagas trampa… No empieces a entrenar otra vez aunque te duela porque te mueres de ganas. Una rehabilitación activa no es una recuperación incompleta, que ya te veo venir.

En cuanto a los estiramientos, es mejor dejarlos para el tercer día y posteriores. En días previos, al estar el tejido dañado, el punto de lesión es débil y si machacamos la unión miotendinosa, podemos hacernos aún más daño. Recuerda que la finalidad de los estiramientos es favorecer el drenaje y obtener una regeneración musculo-cicatricial lo más elástica posible.

Finalmente, los masajes. El masaje intenso y profundo está contraindicado porque favorece las calcificaciones musculares, al principio todo lo que hagamos estará orientado al drenaje venoso y linfático. En fases posteriores ya puede incidirse más en la musculatura para evitar adherencias miofasciales.

Creo que con esto ya he cubierto de forma somera lo que es una lesión muscular. Si tienes alguna duda o algo no he sabido explicarlo bien, estaré encantada de intentar hacerme entender.

Como siempre, espero que te sea de utilidad. Pero, si quieres hacer algo por mí, 

¡Mejor no te rompas!


por Sara Moráis




2014-08-08
Fuente: RxMagazine